Permalink
Browse files

mas correcciones leyendo el original

  • Loading branch information...
fauno committed Jul 23, 2016
1 parent f7fa39a commit 6baab3e1b899cae8612b7d9a1843820a400ddbb7
Showing with 81 additions and 82 deletions.
  1. +81 −82 platform_cooperativism.markdown
@@ -179,29 +179,29 @@ disemine por toda la sociedad.
La economía colaborativa se detiene
-----------------------------------

Dentro de veinte o treinta años, cuando nos enfrentemos posiblemente al
final de las profesiones y más puestos de trabajo de la gente sean
"uberizados", bien podemos despertar y preguntarnos por qué no
protestamos con más fuerza contra aquellos cambios. A pesar de todas
las exquisitas ventajas de la "economía colaborativa" hecha en casa,
podemos terminar compartiendo las sobras, no la economía. Podemos
sentir remordimientos por no haber buscado alternativas anteriormente.
Como era de esperar, no podemos cambiar lo que no entendemos. Por eso
pregunto, ¿qué significa la "economía colaborativa"?
Dentro de veinte o treinta años, cuando posiblemente nos estemos
enfrentando al final de las profesiones y aun más puestos de trabajo de
la gente sean "uberizados", bien podríamos despertar y preguntarnos por
qué no protestamos con más fuerza contra estos cambios. A pesar de
todas las exquisitas ventajas de la "economía colaborativa", podríamos
terminar compartiendo las sobras, no la economía. Podríamos sentir
remordimientos por no haber buscado alternativas anteriormente. Como es
de esperar, no podemos cambiar lo que no entendemos. Por eso pregunto,
¿qué significa la "economía colaborativa"?


### Todo Uber tiene su Unter[15]

La economía colaborativa indica una ofensiva a gran escala, global, en
favor de "constructores de puentes digitales" que se insertan entre
quienes ofrecen servicios y quienes están en busca de estos, encajando
así los procesos extractivos en las interacciones sociales. La economía
bajo demanda indica que el trabajo digital no es un fenómeno de nicho.
_UpWork_ (antes _ODesk_ y _Elance_) afirma que tiene unos diez millones
de trabajadoras. _Crowdwork_, ocho millones. _CrowdFlower_, cinco
millones. En 2015, 160.000 de conductoras se encontraban en la carretera
para _Uber_, si confiamos en sus cifras[16]. _Lyft_ informa 50.000
conductoras. _TaskRabbit_ declara contar con 30.000[17].
quienes ofrecen servicios y quienes están en su búsqueda, encajando
procesos extractivos en interacciones sociales. La economía a demanda
indica que el trabajo digital no es un fenómeno de nicho. _UpWork_
(antes _ODesk_ y _Elance_) afirma que tiene unos diez millones de
trabajadoras. _Crowdwork_, ocho millones. _CrowdFlower_, cinco
millones. En 2015, 160.000 conductoras salen a las calles para _Uber_,
si confiamos en sus cifras[16]. _Lyft_ informa 50.000 conductoras.
_TaskRabbit_ declara contar con 30.000 trabajadoras[17].

En Alemania, los sindicatos como _ver.di_ concentran sus esfuerzos en la
defensa de los derechos de las empleadas, mientras que en Estados Unidos
@@ -211,82 +211,81 @@ entonces, es: ¿cómo podemos mejorar las condiciones de un tercio de la
fuerza de trabajo que no está empleada de modo tradicional?

Los modelos de negocio extractivos de hoy, basados en plataformas, hacen
que algunos de los anteriores esquemas monetarios de Internet parezcan
experimentos socialistas. Douglas Rushkoff, autor de _Throwing Stones
at the Google Bus_ (Tirando piedras al autobús de Google), señala que
"en lugar de crear empresas verdaderamente distributivas solo estamos
dando esteroides a la economía industrial, creando divisiones más
extremas de riqueza y formas más extremas de explotación. Estamos
generado todas estas nuevas tecnologías como _Bitcoin_ o _Blockchain_,
pero en realidad no nos estamos preguntando para qué estamos programando
tales cosas"[18]. Los beneficios del capitalismo de plataforma para las
consumidoras, propietarias y accionistas son evidentes; pero el valor
añadido para las trabajadoras vulnerables y el valor a largo plazo para
las consumidoras no están claros, en cualquier caso.
que algunos de los esquemas monetarios más tempranos en la Internet
parezcan experimentos socialistas. Douglas Rushkoff, autor de _Throwing
Stones at the Google Bus_ \[Tirando piedras al autobús de Google\],
señala que "en lugar de crear empresas verdaderamente distributivas solo
estamos dándole esteroides a la economía industrial, creando brechas de
riqueza y formas de explotación cada vez más extremas. Estamos
generando todas estas nuevas tecnologías como el _Bitcoin_ o la
_Blockchain_, pero en realidad no nos estamos preguntando para qué
estamos programando estas cosas"[18]. Los beneficios del capitalismo de
plataforma para las consumidoras, propietarias y accionistas son
evidentes; pero el valor añadido para las trabajadoras vulnerables y el
valor a largo plazo para las consumidoras no están claros en el mejor de
los casos.


### Las nuevas dependencias y el nuevo dominio

Se trata del cambio, por parte de la empleada, de tener su declaración
de ingresos y una semana laboral de 40 horas, pasando por una
trabajadora eventual, a la _freelance_ o contratista independiente, lo
que también se conoce a veces como 1099[20] o trabajadora de
"changas"[21]. En el proceso, las trabajadoras están perdiendo el
salario mínimo, las horas extraordinarias y las protecciones que tenían
a través de leyes contra la discriminación en el empleo. Asimismo, los
empleadores no tienen que contribuir al sistema de asistencia médica, ni
al seguro de desempleo, ni al seguro contra accidentes, ni a los pagos
de la seguridad social de sus trabajadoras.
Se trata del cambio de la empleada, con resumen de sueldo y semana
laboral de 40 horas, a una trabajadora más contingente, _freelance_ o
contratista independiente, lo que también se conoce a veces como
1099[20] o trabajadora de "changas"[21]. En el proceso, las
trabajadoras están perdiendo el salario mínimo, las horas
extraordinarias y las protecciones legales contra la discriminación en
el empleo. Asimismo, los empleadores no tienen que contribuir al
sistema de asistencia médica, ni al seguro de desempleo, ni al seguro
contra accidentes, ni a la jubilación de sus trabajadoras.

"Mientras que el empleo tradicional era como el matrimonio --escribe el
jurista Frank Pasquale--, con las dos partes comprometiéndose a un
proyecto conjunto a más largo plazo, la mano de obra digitalizada busca
una serie de levantes"[22]. Mitos sobre el empleo que se proyectan
enérgicamente sugieren que trabajar como empleada significa que debes
renunciar a toda la flexibilidad y que trabajar por tu cuenta, de alguna
manera, significa inherentemente que tu trabajo es flexible. Sin
embargo, esta "flexibilidad innata" de las trabajadoras independientes
de bajos ingresos se debe poner en duda, debido a que las trabajadoras
no existen en el vacío; también se tienen que adaptar a los horarios de
sus jefes virtuales.
proyecto conjunto a más largo plazo, la mano de obra digitalizada está
en busca una serie de levantes"[22]. Estos mitos sobre el empleo
proyectados enérgicamente sugieren que trabajar como empleada significa
que debes renunciar a toda la flexibilidad y que trabajar por tu cuenta,
de alguna manera, significa inherentemente que tu trabajo es flexible.
Sin embargo, esta "flexibilidad innata" de las trabajadoras
independientes de bajos ingresos debe ponerse en duda, porque las
trabajadoras no existen en el vacío; también se tienen que adaptar a los
horarios de sus jefes virtuales.

Usando el lenguaje de la iniciativa empresarial, la flexibilidad, la
autonomía y la elección, la carga de los mayores riesgos de la vida: el
desempleo, la enfermedad y la vejez, se han puesto sobre los hombros de
las trabajadoras. ¡Hay propietarios de plataformas que se refieren
a las trabajadoras como "conejas", "turcas" o proveedoras! Me pregunto
desempleo, la enfermedad y la vejez, han sido puestos sobre los hombros
de las trabajadoras. ¡Hay propietarios de plataformas que se refieren a
las trabajadoras como "conejas", "turcas" o "proveedoras"! Me pregunto
si Leah Busque, CEO de _TaskRabbit_[23], se sentiría insultada si la
llamaran coneja. Ella es una jefa. El problema es que además de dueña
de su mente lo es de la plataforma.

¿Quién va a estar dispuesto a ofrecer derechos a las empleadas, al igual
que a todas las trabajadoras autónomas, a las trabajadoras temporales
y por contrato? El senador Mark Warner, de Virginia[24] y sobre todo
el economista de Princeton Alan Krueger, entre otras, han sugerido una
tercera categoría de trabajadoras que no es ni un contratista
independiente, ni una empleada: la trabajadora independiente[25]. Esta
categoría de trabajadora recibiría muchas de las protecciones que van
con el empleo.

Una respuesta diferente a la pérdida de poder de negociación
de las trabajadoras en una economía bajo demanda proviene del
programador informático y escritor Steve Randy Waldman, quien sugirió
que la clasificación de las contratistas independientes debe estar
subordinada a los requisitos de que las trabajadoras sean
"multi-hogar"[26], es decir, que trabajen usando varias plataformas
y por lo tanto evitando las trampas de plataformas individuales,
dominantes, como Uber. Waldman entiende el _multi-homing_ como poder de
negociación cuando se trata de mitigar el poder de los monopolios[27].

La economía colaborativa es "reaganismo" por otros medios. Retrocediendo
en el tiempo, mi argumentación es que hay una conexión entre los efectos
de la "economía colaborativa" y las deliberadas ondas de choque de
austeridad que siguieron a la crisis financiera en 2008. Los tecnólogos
multimillonarios saltaron de cabeza, cabalgando a lomos de las que
buscan desesperadamente trabajo, no solo aumentando así la desigualdad,
sino también la reestructuración de la economía de una manera que hace
que esta nueva forma de trabajar, privadas de todos los derechos
laborales, sea vivible, sobrevivible o, como ellos dirían: "sostenible".
llamaran coneja. Ella es una jefa. El problema es que es dueña de su
mente y de la plataforma.

¿Quién va a estar dispuesto a ofrecer derechos laborales a todas las
trabajadoras autónomas, a las temporales y por contrato? El senador
Mark Warner, de Virginia[24] y sobre todo el economista de Princeton
Alan Krueger, entre otras, han sugerido una tercera categoría de
trabajadoras que no es ni un contratista independiente, ni una empleada:
la trabajadora independiente[25]. Esta categoría de trabajadora
recibiría muchas de las protecciones laborales tradicionales.

Una respuesta diferente a la pérdida de poder de negociación de las
trabajadoras en la economía a demanda proviene del programador
informático y escritor Steve Randy Waldman, quien sugirió que la
clasificación de las contratistas independientes debe estar subordinada
a los requisitos de que las trabajadoras sean "multi-hogar"[26], es
decir, que trabajen usando varias plataformas y por lo tanto evitando
las trampas de plataformas individuales, dominantes, como _Uber_.
Waldman entiende el _multi-homing_ como poder de negociación cuando se
trata de mitigar el poder de los monopolios[27].

_La economía colaborativa es reaganismo por otros medios._
Retrocediendo en el tiempo, mi argumentación es que hay una conexión
entre los efectos de la "economía colaborativa" y los deliberados
_shocks_ de austeridad que siguieron a la crisis financiera en 2008.
Los tecnólogos multimillonarios saltaron de cabeza, cabalgando a lomos
de las que buscan desesperadamente trabajo, no solo aumentando así la
desigualdad, sino también reestructurando la economía de manera que esta
nueva forma de trabajar, privadas de todos los derechos laborales, sea
vivible, sobrevivible o, como ellos dirían: "sostenible".

La "economía colaborativa" surgió a partir de la estirpe de Reagan
y Thatcher, que en la década de 1980 no solo acabaron con las huelgas de

0 comments on commit 6baab3e

Please sign in to comment.